miércoles, 7 de diciembre de 2016

El Síndrome del Mal del Desembarco

Bienvenidos a otra entrada más del blog. El título casi que me gusta más como queda en francés: síndrome de Mal de Débarquement. Bueno, da igual. 

¿Os ha pasado alguna vez que al bajaros de los patines o de un barco, por ejemplo, tenéis la sensación de que os seguís moviendo? Al llegar de navegar, me sucede con bastante frecuencia, que me tumbo para dormir la siesta, cierro los ojos y tengo la sensación de que todavía me muevo.


Esta percepción errónea de continuar en movimiento se llama Mal del Desembarco o Land-sickness, y podría ser "normal" u ocurrir con cierta frecuencia en personas sanas durante las primeras horas después de la exposición a un movimiento pasivo (navegar, volar...). ¿Y si la sensación de movimiento persiste más allá del tiempo prudencial? En este caso lo llamamos Síndrome del Mal del Desembarco, y puede durar desde varios días a incluso años.

En este punto es importante diferenciar que, mientras el Land-sickness o "Mal del Desembarco transitorio" suele durar hasta unos dos días, los síntomas del síndrome del Mal del Desembarco duran al menos un mes en la mayoría de los estudios. Normalmente, después seis meses desparecen los síntomas. Sin embargo, en algunos casos, los síntomas podrían persistir durante años, con periodos de remisión.

El síndrome del Mal de Desembarco afecta con mayor frecuencia a mujeres de mediana edad, no hay antecedentes de haber pasado el típico "mareo a bordo", y en mucho pacientes hay un alivio de los síntomas al conducir (o al volver a someterse a un movimiento pasivo). Sin embargo, el Land-sickness, afecta por igual a hombres y mujeres, los síntomas comienzan ya durante el viaje en cuestión, y no hay un alivio con la conducción.

Entre los síntomas del Síndrome del Mal del Desembarco se incluyen la sensación de balanceo, inclinación u oscilación, que comienzan después de la exposición a un movimiento pasivo. Otros síntomas también asociados podrían ser: fatiga, fobia al movimiento, inestabilidad postural, síntomas auditivos, náuseas, vértigo o visión doble, entre otros. En la mayoría de los casos los síntomas ocurren después de viajes en barco, le siguen los viajes en avión, y por último el coche y el tren. Como anécdota, también se han diagnosticado casos después de jugar con la Nintendo® Wii, o en parques de atracciones.

En esta revisión sistemática de 2016, han intentado establecer una guía diagnóstica del Síndrome del Mal del Desembarco:
a. Síntomas de percepción crónica de balanceo y mareo despúes de la exposición a un movimiento pasivo como navegación, vuelo o exposición a realidad virtual. 
b. Los síntomas tendrían que durar al menos un mes.
c. Los test realizados revelarían una función normal de oído interno (videonistagmografía y audiometría normales).
d. Resonancia magnética cerebral normal. 
c. Que los síntomas no sean explicados por otro diagnóstico.


¿Y sabemos por qué se produce? 
La verdad es que el síndrome del Mal del Desembarco no supone una situación patológica, en el sentido de que no está asociado a un daño estructural, a una herida-traumatismo o a una alteración en los análisis de sangre. Se supone que hay un mala readaptación a las condiciones estables despúes de una adaptación al movimiento pasivo. Cuando nos sometemos a un movimiento pasivo, se producen estímulos visuales, vestibulares y propioceptivos nuevos, que nos permitirán adaptarnos al nuevo medio en el que nos encontramos. Ya en una situación estable, la persistencia de la adaptación desencadena la situación del Mal del Desembarco. La cosas no está muy clara, y como en todo hay varias teorías para explicarlo, pero muchas de ellas tampoco explican por qué hay mejoría tras reiniciar le movimiento.

Algo que es importante conocer, es que el tratamiento inicial para para el síndrome del Mal del Desembarco es mantener al paciente tranquilo mientras espera que los síntomas desaparezcan por si solos (típicamente en un periodo de seis meses). Los medicamentos antivertiginosos convencionales no son de utilidad.
El tratamiento médico mas útil son las benzodiazepinas (clonazepan) y también se ha sugerido que son beneficiosos los antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina. Con la gabapentina, la amitriptilima y la venlafaxina se han obtenido asimismo buenas respuestas.

En pacientes con síntomas de más de seis meses de duración hay "más presión" en encontrar otro tratamiento. El papel de la rehabilitación vestibular es muy limitado. También se han intentado tratar estos pacientes con terapias de habituación (como para el mareo por movimiento o cinetosis), estimulación magnética transcraneal, habituación basada en el estímulo visual, tratamiento para a migraña y tratamiento para la ansiedad.

REFERENCIAS:
  • Hain TC, Cherchi M. Mal de débarquement syndrome. Handb Clin Neurol. 2016;137:391–5.
  • Nwagwu V, Patel R, Okudo J. Mal de Debarquement Syndrome: A Rare Entity-A Case Report and Review of the Literature. Case Rep Otolaryngol. 2015;2015:918475.  
  • Van Ombergen A, Van Rompaey V, Maes LK, Van de Heyning PH, Wuyts FL. Mal de debarquement syndrome: a systematic review. J Neurol. 2016 May;263(5):843–54.  
  • Cha Y-H. Mal de debarquement syndrome: new insights. Ann N Y Acad Sci. 2015 Apr;1343:63–8.
  • Bruetman JE, Senderovsky M, Martin C, Finn BC, Young P. Mal de desembarco, un desafío para el clínico. Medicina (Buenos Aires). 2012 Aug;72(4):356–7.  
  • Ghavami Y, Haidar YM, Ziai KN, Moshtaghi O, Bhatt J, Lin HW, et al. Management of mal de debarquement syndrome as vestibular migraines. Laryngoscope. 2016 Oct 12; 

De nuevo, gracias por leerme. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales, me ayuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada