viernes, 22 de noviembre de 2013

Parálisis de Bell: recomendaciones de la Academia Americana de Otorrinolaringología

La parálisis de Bell es una situación que genera gran ansiedad, inseguridad e incertidumbre en el paciente. Y es perfectamente comprensible por la repercusión estética y social que produce la deformidad o asimetría facial. Sabemos que cuando la parálisis es incompleta, su pronóstico es muy bueno, con una recuperación completa en semanas en más del 80% de los pacientes. Las parálisis severas y las que aparecen en pacientes mayores y diabéticos tienen peor pronóstico.

Aún así, "ocho de cada diez", para el paciente preocupado, o exigente, o crítico, o incluso para ti, ¿es mucho o poco? Dada esta situación, en ocasiones nos sentimos bajo del presión de solicitar pruebas o pautar tratamientos que igual son ineficaces, y lo que es peor, que pueden ocasionar un daño.

Este mes la Academia Americana de Otorrinolaringología ha publicado un resumen ejecutivo de la guía de práctica clínica sobre parálisis de Bell, con una serie de recomendaciones tanto para adultos como para niños. Es un documento que sin duda merece la pena leer. Aunque evaluemos al paciente de manera individual, nos puede ayudar en nuestra toma de decisiones.


Las guía en cuestión aborda los siguientes puntos con sus correspondientes recomendaciones:
  1. Anamnesis y exámen físico para excluir otras causas de parálisis facial: fuerte recomendación.
  2. Análisis de sangre de rutina: recomendación en contra.
  3. Estudios radiológicos de rutina: recomendación en contra.
  4. Prescripción de esteroides orales dentro de las primeras 72 horas desde la aparición de los síntomas en pacientes de más de 16 años: fuerte recomendación. Los pacientes diabéticos, pacientes con obesidad mórbida, con trastornos psiquiátricos o embarazadas deberían ser tratados individualmente.
  5. Antivirales. A. Terapia antiviral aislada: fuerte recomendación en contra. B. Terapia antiviral asociada a esteroides orales dentro de las primeras 72 horas desde la aparición de los síntomas: opcional.
  6. Cuidados oculares para pacientes con cierre ocular alterado: fuerte recomendación.
  7. Estudios neurofisiológicos. A. Estudio neurofisiológico para pacientes con parálisis facial incompleta: recomendación en contra. B. Estudio neurofisológico para pacientes con parálisis facial completa: opcional.
  8. Descompresión quirúrgica: no se puede hacer una recomendación.
  9. Acupuntura: no se puede hacer una recomendación.
  10. Terapia física: no se puede hacer una recomendación.
  11. Seguimiento del paciente: recomendación. Remitir al especialista si durante el seguimiento hay empeoramiento de los síntomas o aparición de nuevos síntomas neurológicos, si aparecen síntomas oculares, o si hay una recuperación incompleta en los tres primeros meses.
Podéis descargar el documento completo desde este enlace.
Buen fin de semana.

Parque natural de las Lagunas de La Mata y Torrevieja (al fondo la laguna de La Mata)

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, gracias por pasarte.

      Eliminar
  2. Siguiendo con las sinergías ORL-OFT, comentar que uno de los signos de la parálisis de Bell es el fenómeno de Bell, que consiste en la capacidad de ocultar el globo ocular con el cierre forzado palpebral. Un buen fenómeno de Bell significa que, en el intento de cierre palpebral, el globo ocular se eleva quedando protegido por el párpado superior. Con ello la superficie corneal se protege de la desecación. Por otro lado, un mal fenómeno de Bell significa mayor desecación corneal y por lo tanto, peor pronóstico, por lo que deberemos ser mucho más agresivos en el tratamiento. Resumiendo, lo mejor para el "Bell" es un buen "Bell"...
    Por cierto... excelente entrada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow! Bravo por el comentario, gracias. Un comentario rico, enriquecedor.

      Eliminar