miércoles, 21 de mayo de 2014

Me duele la cabeza, ¿tendré algo malo?

Es frecuente que los otorrinos veamos en la consulta a pacientes que presentan algias (dolores) craneofaciales. Este dolor localizado en la cara y el cráneo responde a múltiples causas: neuralgias, sinusitis, migraña, cefalea tensional, problemas oftalmológicos (glaucoma agudo, problemas de refracción), alteraciones dentarias o de la articulación temporomandibular, algias vasculares...e incluso tumores malignos.

Dicho así parecería fácil el estudio de las algias craneofaciales, pero no lo es. Deberíamos saber diagnosticar las causas de dolor que corresponden a nuestra especialidad, sospechar otras causas que no entrarían dentro de nuestro área de trabajo, y no dormirnos en los laureles no vaya a ser un dolor craneofacial ocasionado por un tumor maligno. Y la verdad es que muchos pacientes se(te) preguntan: "¿Tendré algo malo?".

En el número de mayo del Otolaryngology Head and Neck Surgery han publicado un artículo muy interesante sobre el dolor craneofacial y los tumores ocultos de cabeza y cuello, que refleja que efectivamente las cosas no son tan sencillas.




Se incluyeron pacientes con dolor craneofacial unilateral, una exploración clínica normal en ese momento y un diagnóstico tardío de carcinoma de cabeza y cuello. 
  • El dolor se presentaba de media unos 18 meses antes del diagnóstico del tumor maligno.
  • Era un dolor de inicio relativamente brusco (unos días), intermitente, punzante y con carácter progresivo en todos los pacientes.
  • En el 63% de los pacientes la prueba diagnóstica inicial de escáner o resonancia magnética NO fue capaz de detectar el tumor, y de media se necesitaron dos pruebas por paciente.
  • La estudio de imagen de elección fue la resonancia magnética, que se realizó en 73% de los pacientes.
  • Una vez localizado (o sospechado) el tumor hay que biopsiarlo (y que la biopsia sea concluyente). La biopsia fue diagnóstica en el 71% de los casos, en el resto se requirió una exploración quirúrgica para ver mejor la zona y tomar más biopsias dirigidas.
  • El tratamiento curativo o paliativo mejoró los síntomas en la mayoría de los pacientes.

Fuente:
Van Abel KM, Starkman S, O’Reilly AG, Price DL. Craniofacial pain secondary to occult head and neck tumors. Otolaryngol Head Neck Surg. mayo de 2014;150(5):813-7. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada