viernes, 7 de octubre de 2016

¿La amigdalectomía empeora el asma?

El otro día una mamá me preguntó si con tras la operación de anginas, su niño podría empeorar del asma. Ya sabéis, por eso de que "se quitan las defensas". 

En realidad, no es una pregunta que te pille de sorpresa: la mayoría de los pacientes a los que recomiendas una amigdalectomía, te preguntan si luego serán mas propensos a padecer infecciones. Y es que las amígdalas, junto con el resto del tejido linfático del anillo de Waldeyer, es la primera línea de defensa contra las infecciones respiratorias.

Amígdalas palatinas
Para los que os lo preguntéis, el anillo linfático de Waldeyer está compuesto por: las dos amígdalas palatinas, la amígdala faríngea o adenoides, la amígdala lingual, y la amígdala tubárica o amígdala de Gerlach (situada la región del trompa de Eustaquio). Todo este tejido constituye una barrera directa contra agentes patógenos, y además, también se encarga fabricar inmunoglobulinas que son vertidas a la sangre y al tubo digestivo.

Visión de las adenoides (flecha azul) mediante endoscopia nasal

A lo que íbamos, hay muchos estudios publicados sobre el estado de nuestras defensas después de la amígdalectomía. Unos concluyen que no afecta, otros que sí, otros que solo durante el periodo postoperatorio, otros que sí pero sin repercusión en la clínica. Por suerte tenemos un estudio de revisión sobre el tema. Esta revisión sistemática de 2015 incluyó 35 estudios sobre un total de 1997 pacientes. En tan solo cuatro se encontró que la amigdalectomía afectaba negativamente al sistema inmune. Al realizar el metaanalisis de varios parámetros de la inmunidad humoral y celular, los autores concluyen que hay suficiente evidencia para concluir que la amigdalectomía no tiene un impacto negativo en el sistema inmune. 

Ya sabemos que los paciente amigdalectomizados no son mas propensos a tener infecciones, pero ¿qué pasa con el asma? Para responder a esta pregunta tenemos otra revisión sistemática muy reciente (aun in press). En todos los artículos incluidos, tras la adenoamigdalectomía en niños se encontró una reducción de la gravedad del asma, tanto por uso medicamentos y la frecuencia de las crisis, como en la gravedad de los síntomas. 




En el momento actual no es suficiente tener un mal control del asma para recomendar una adenoamigdalectomía. No obstante, si sabemos que la cirugía podría reducir los síntomas, ya podemos contestar la pregunta de los papás (mejor, las dos preguntas).

¡Feliz fin de semana! Si tenéis algún comentario, abajo en las cajitas...los leeré con gusto.

REFERENCIAS:
  • Bitar MA, Dowli A, Mourad M. The effect of tonsillectomy on the immune system: A systematic review and meta-analysis. International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology. 2015 Aug 1;79(8):1184–91. 
  • N. Kohli, D. DeCarlo, N. Goldstein, J. Silverman, Asthma Outcomes after Adenotonsillectomy: a Systematic Review, International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology (2016),
  • doi: 10.1016/j.ijporl.2016.08.030.

2 comentarios:

  1. Hola Aurora. Esta conclusión me parece acertadísima que la dejes bien clara: la amigdalectomía NO tiene un impacto negativo en el sistema inmune. Muchos padres te dicen eso de que se quedará sin defensas...
    Interesante post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, Carlos. Y sí, creo que es una pregunta universal. :)

      Eliminar