lunes, 15 de julio de 2013

¿Me puedo mojar el oído si llevo drenajes transtimpánicos?

Uno de los procedimientos que los otorrinos realizamos con más frecuencia es la colocación de drenajes transtimpánicos. Después la cirugía, una de las recomendaciones habituales es evitar la entrada de agua en el oído.

Fuente de la imagen: aplicación gratuita para iPad draw MD ENT. 

Para un niño pequeño, el llevar drenajes transtimpánicos supone un engorro. Durante el invierno suelen ir a cursillos de natación, y en el verano, los papás tienen que estar muy pendientes de colocarle los tapones antes de bañarse. Por parte de los otorrinos, hay cierta tendencia a evitar indicar los drenajes previamente al verano (también los niños mejoran un montón).

Aunque en los últimos años se han publicado estudios en los que el índice de infección no aumenta con la exposición al agua, somos bastante reacios a cambiar nuestra recomendación y permitir la entrada de agua en el oído. En este estudio americano, el 26% de los médicos de Atención Primaria y el 47% de los otorrinos permitían el baño sin tapones para los oídos. No pienso que en España seamos tan permisivos. Aquí también se puede ver el poco consenso que hay entre los otorrinos.

En este estudio de metaanálisis sobre 619 niños, no hay un aumento de la otorrea (infección) entre los que tenían drenajes y nadaban sin protección durante un periodo de seis semanas.
En este estudio prospectivo sobre 107 pacientes, no hubo un incremento de la otorrea entre los pacientes con drenajes que no protegían el oído del agua, con un seguimiento de un año.
En este estudio se revisan los oídos con drenajes después de nadar durante una hora, y concluyen que durante el nado normal en superficie, no hay penetración de agua en el oído medio a través del drenaje.
En este estudio prospectivo y aleatorizado sobre 172 niños, sí se aprecia un pequeño incremento de las infecciones entre los niños que se bañaban sin protección. Aun así, el impacto clínico de ponerse tapones es pequeño, por lo que no recomiendan su uso rutinario.

Recientemente, la Academia Americana de Otorrinolaringología ha publicado una sabrosa guía de práctica clínica sobre drenajes transtimpánicos en niños.


La recomendación 12 nos lo dice bien clarito: NO se debe recomendar de rutina la precaución de evitar la entrada de agua en el oído (uso de tapones, bandas protectoras, nadar u otros deportes acuáticos) en niños con drenajes transtimpánicos

Ahora leamos la letra pequeña:

  • Las excepciones a la recomendacion serían: infección activa, antecedente de infección tras la exposición al agua, y otorrea recurrente.
  • También nos sugiere que el niño se beneficiaría de protección frente al agua cuando le duele el oído al bañarse, al bucear, los baños en lagos, o al sumergir la cabeza en la bañera.
Con lo que me gusta nadar, y con lo que recomiendo el deporte en la consulta, estoy más feliz que una perdiz. 

BIBLIOGRAFÍA
  • Lee D, Youk A, Goldstein NA. A meta-analysis of swimming and water precautions. Laryngoscope. abril de 1999;109(4):536-40.
  • Rosenfeld RM, Schwartz SR, Pynnonen MA, Tunkel DE, Hussey HM, Fichera JS, et al. Clinical practice guideline: tympanostomy tubes in children--executive summary. Otolaryngol Head Neck Surg. julio de 2013;149(1):8-16.
  • Poss JM, Boseley ME, Crawford JV. Pacific Northwest survey: posttympanostomy tube water precautions. Arch. Otolaryngol. Head Neck Surg. febrero de 2008;134(2):133-5.
  • Parker GS, Tami TA, Maddox MR, Wilson JF. The effect of water exposure after tympanostomy tube insertion. Am J Otolaryngol. junio de 1994;15(3):193-6.
  • Wang M-C, Liu C-Y, Shiao A-S. Water penetration into middle ear through ventilation tubes in children while swimming. J Chin Med Assoc. febrero de 2009;72(2):72-5.
  • Basu S, Georgalas C, Sen P, Bhattacharyya AK. Water precautions and ear surgery: evidence and practice in the UK. J Laryngol Otol. enero de 2007;121(1):9-14.
  • Goldstein NA, Mandel EM, Kurs-Lasky M, Rockette HE, Casselbrant ML. Water precautions and tympanostomy tubes: a randomized, controlled trial. Laryngoscope. febrero de 2005;115(2):324-30. 

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar