jueves, 15 de agosto de 2013

"Recuerdos de un cirujano": historias con nombre propio

Hace unas semanas me topé por casualidad en Amazon con el libro "Recuerdos de un cirujano", escrito por el neurocirujano asturiano Jose María Izquierdo Rojo. Podéis leer un breve currículum científico en este enlace.


El libro está compuesto por varios relatos cortos sobre casos clínicos reales, escritos en clave de humor, con altas dosis de humanidad y que invitan a la reflexión. Como dice José Luis Mediavilla en el prólogo: "Es un precioso libro que está escrito navegando entre el corazón y el cerebro, entre los afectos y la razón". 

Entre otras cosas, en el texto de presentan algunas de las dificultades a las que se enfrenta el cirujano residente, las decisiones difíciles que se nos presentan en el día a día, y la cara más humilde, sencilla y cercana de la cirugía. En ninguno de los relatos se deja de lado la condición humana del enfermo y del médico, refiriéndose a los pacientes como personas, con su personalidad, sus manías...en lugar de ser vistos como enfermedades o diagnósticos. Para los otorrinos hay incluso unas líneas dedicadas a la traqueotomía, que merecen su lectura. El libro finaliza con unas simpáticas anécdotas sobre la evolución de las técnicas quirúrgicas y algunas operaciones históricas.

Debo de reconocer que me he sentido identificada en muchas reflexiones del autor, y he disfrutado con cada uno de los relatos, a cuál más seductor y ameno.

Destaco unos extractos que a los cirujanos les serán muy familiares:

"Como tantas noches previas a intervenciones importantes, meditaba los pasos, los tiempos  y hasta los movimientos que tendría que hacer. Trataba de adivinar los escollos y de prever las dificultades que pudieran surgir"

"Aún tratándose de operaciones que hacemos con frecuencia, me gusta leer los libros de técnica quirúrgica y ojear las figuras correspondientes la noche antes. A pesar de que las páginas han sido leídas decenas de veces, a menudo encuentro detalles o consejos en los que no había reparado anteriormente y después resultan de gran utilidad".

Una ultima reflexión del libro:

"Lo malo no es no saber, sino no querer aprender".

Y añado:

"Nunca es tarde para CAMBIAR, MEJORAR o (des)APRENDER".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada