viernes, 6 de septiembre de 2013

La toxicidad nasal del cromo

Amanecíamos el lunes con una noticia de El País sobre salud laboral. La falta de protección de los trabajadores durante décadas conlleva que se estén diagnosticando enfermedades y tumores malignos asociados a la exposición a metales pesados. Si previamente había sido el amianto y el sílice, ahora le toca el turno a la toxicidad por cromo. 


Fuente de la imagen: El País

Hace unas semanas hablábamos sobre la función de filtro que la nariz ejerce para las sustancias que se encuentran en el aire inspirado. Por lo tanto, el epitelio nasal se encuentra en primera línea de fuego contra los tóxicos laborales. 

El cromo tiene un efecto irritativo sobre la mucosa nasal, y característicamente produce ulceraciones en la mucosa y perforación de tabique nasal. Estas ulceraciones comienzan a 1 cm del borde anterior e inferior del tabique nasal. Si la exposición es prolongada y repetida crecen hacia arriba y atrás, y si la ulceración se produce en ambos lados del tabique, este se necrosa y se perfora. 
Cuando la perforación septal es pequeña puede no ocasionar síntomas. Los signos reveladores son la obstrucción nasal debida a costras recidivantes, epistaxis poco abundantes pero reiteradas y silbido respiratorio nocturno.

En contraposición a los carcinomas pulmonares que sí se han asociado con la exposición al cromo, el carcinoma nasal es relativamente infrecuente en estos trabajadores. Hay descritos casos de carcinoma nasal por cromo (el primero descrito en 1890), pero la asociación con este metal no es tan fuerte como por ejemplo para el níquel. No obstante, se observa atipia celular en la biopsias de la mucosa nasal de los trabajadores del cromo.

Si hablamos de alteraciones en la mucosa nasal y de neoplasias, no podemos dejar de hacer mención al menospreciado sentido del olfato. Aunque se han documentado alteraciones del olfato en trabajadores expuestos a níquel y cadmio, no es tan evidente para el cromo. Los estudios en animales tampoco han revelado que haya traslocación de cromo al cerebro a través de la vía olfatoria, como sí se ha demostrado con el aluminio, cadmio y cobre, entre otros. 

Ahora bien, en trabajadores expuestos a derivados del cromo, ¿se realiza un examen rinológico rutinario en las revisiones de empresa? 

Espéculo nasal o rinoscopio

La rinoscopia anterior es un procedimiento poco molesto para el paciente, sencillo de aprender y de practicar, rápido, barato, y que puede ser realizado desde Atención Primaria. Sólo necesitaremos un espéculo nasal y una fuente de luz. Seremos capaces de explorar la parte medial y anterior del tabique nasal, el suelo de la fosa nasal, y lateralmente los cornetes y meatos. Nos dará gran información sobre el estado de la mucosa nasal, y podremos ver ulceraciones, perforaciones y masas en las fosas nasales. 

Examen de rinoscopia anterior

En cualquier caso, si sabemos que muchas perforaciones del tabique nasal son asintomáticas, es una exploración que no deberíamos dejar de practicar en las revisiones de los trabajadores de riesgo.

¡Buen fin de semana!

BIBLIOGRAFÍA
  • Sunderman FW Jr. Nasal toxicity, carcinogenicity, and olfactory uptake of metals. Ann Clin Lab Sci. enero de 2001;31(1):3-24. 
  • Beauvillain de Montreuil C, Chastenet P et Ferri-Launay ML. Pathologie du septum nasal (déviation septale exclue). Encycl Méd Chir (Editions Scientifiques et Médicales Elsevier SAS, Paris, tous droits réservés), Oto-rhino-laryngologie, 20-330-A-10, 1998, 8 p. 1.
  • Sarandeses García A. Rinología, fisiopatología, técnicas de exploración. Barcelona: Ars Médica; 2006. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada