sábado, 5 de enero de 2013

El secador del pelo es para eso, para el pelo

Hay muchos remedios, mitos y habladurías en torno a la prevención y el tratamiento de los tapones de cera. Existe hasta un retorcido método de medicina alternativa para la extracción de cera que consiste en aplicar una vela encendida sobre el conducto auditivo externo. En este vídeo de @FauquierENT podéis ver lo ineficaz que es (por no decir peligroso). Me encanta el título de este artículo: "Ear candles: a triumph of ignorance over science".

No sé cómo salió el tema, pero dos contactos de Facebook me comentaron que su médico les había dicho de aplicarse el secador del pelo al oído para prevenir la formación de tapones. No les pude decir nada porque no lo había oído en la vida.


Me entretuve bastante buscando en PubMed si había algo publicado que relacionase el secador del pelo y el cerumen, incluso tenemos los términos MeSH "Cerumen" y "Cerumenolytic Agents": el resultado fue CERO. Y respecto al secador de pelo y la otitis media crónica, TAMPOCO.

En una revisión de la Cochrane de 2009 se concluye que la aplicación de alguna gota, independientemente del tipo, "parece" ser mejor que no aplicarse nada. No se llega a ninguna conclusión sobre si alguna es mejor que otra. Lo de siempre: que si los estudios son de baja o moderada calidad, que si se necesitan más estudios, que si las cosas "parecen"...
Un estudio prospectivo reciente concluye que las irrigaciones rutinarias con alcohol isopropílico al 70% son seguras y reducen la acumulación de cerumen en el conducto (aunque el grupo que se aplicaba el alcohol sólo estaba formado por 10 pacientes, 20 oídos). Un estudio de 35 pacientes sugiere también que la aplicación de gotas oleosas es mejor que no hacer nada.
Otro estudio compara tres tipos de gotas anticerumen: a base glicerina, aceite de oliva y soluciones salinas. Concluye que las gotas a base de una solución salina facilitan más la limpieza posterior del conducto, aunque tras una semana de aplicación el grado de obstrucción del conducto era el mismo con las tres.
Este estudio randomizado publicado en el 2004, concluye que las gotas oleosas o las gotas a base de trietanolamina no son más efectivas que las soluciones salinas placebo, lo mismo que este otro estudio.
Un estudio randomizado a doble ciego publicado en el 2009, concluye que la autoirrigación con una pera del conducto auditivo reduce las visitas a atención primaria para la realización de un lavado ótico.
En otra revisión sistemática de 2004 se concluye que hay poca evidencia para aconsejar una u otra gota, lo mismo que en esta otra de 2010.
También hay publicada una guía de práctica clínica del 2008 sobre la impactación de cerumen.

En base a todo esto, cada uno que saque sus propias conclusiones para responder a la pregunta estrella:
"Doctora, ¿y para limpiarme me el oído?..."

¡Que os traigan muchas cosas los Reyes Magos!

BIBLIOGRAFÍA

  • Silverstein H, Wycherly BJ, Alameda Y, Van Ess MJ. A prospective study to evaluate the efficacy of isopropyl alcohol irrigations to prevent cerumen impaction. Ear Nose Throat J. marzo de 2012;91(3):E25-28.
  • Oron Y, Zwecker-Lazar I, Levy D, Kreitler S, Roth Y. Cerumen removal: comparison of cerumenolytic agents and effect on cognition among the elderly. Arch Gerontol Geriatr. abril de 2011;52(2):228-32.
  • Roland PS, Smith TL, Schwartz SR, Rosenfeld RM, Ballachanda B, Earll JM, et al. Clinical practice guideline: cerumen impaction. Otolaryngol Head Neck Surg. septiembre de 2008;139(3 Suppl 2):S1-S21.
  • Ernst E. Ear candles: a triumph of ignorance over science. J Laryngol Otol. enero de 2004;118(1):1-2.
  • Burton MJ, Doree C. Ear drops for the removal of ear wax. Cochrane Database Syst Rev. 2009;(1):CD004326.
  • Saloranta K, Westermarck T. Prevention of cerumen impaction by treatment of ear canal skin. A pilot randomized controlled study. Clin Otolaryngol. abril de 2005;30(2):112-4.
  • Coppin R, Wicke D, Little P. Randomized trial of bulb syringes for earwax: impact on health service utilization. Ann Fam Med. abril de 2011;9(2):110-4.
  • Roland PS, Eaton DA, Gross RD, Wall GM, Conroy PJ, Garadi R, et al. Randomized, placebo-controlled evaluation of Cerumenex and Murine earwax removal products. Arch. Otolaryngol. Head Neck Surg. octubre de 2004;130(10):1175-7.
  • Caballero M, Navarrete P, Prades E, Domenech J, Bernal-Sprekelsen M. Randomized, placebo-controlled evaluation of chlorobutanol, potassium carbonate, and irrigation in cerumen removal. Ann. Otol. Rhinol. Laryngol. agosto de 2009;118(8):552-5.
  • Midani A, Carels I, Marks M, Wall M. Safety and efficacy of Sofenz ceruminolytic solution. Ear Nose Throat J. febrero de 2006;85(2):87-8, 90-2.
  • Hand C, Harvey I. The effectiveness of topical preparations for the treatment of earwax: a systematic review. Br J Gen Pract. noviembre de 2004;54(508):862-7.
  • Clegg AJ, Loveman E, Gospodarevskaya E, Harris P, Bird A, Bryant J, et al. The safety and effectiveness of different methods of earwax removal: a systematic review and economic evaluation. Health Technol Assess. junio de 2010;14(28):1-192. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario