lunes, 27 de mayo de 2013

La conducción ósea del sonido en las Google Glass

Husmeando entre las especificaciones técnicas de las Google Glass, me encontré que el audio se transtimirá transmitirá por vía ósea. Tendrán un aurícular en la patilla derecha, que apoyado detrás de nuestra oreja (sobre el hueso mastoides), vibrará y transmitirá el sonido a nuestro oído interno.


Fuente de la imagen: Google Glass

No es la primera vez que hablamos en el blog de ayudas auditivas por vía ósea, pero quizás que preguntes CÓMO FUNCIONA LA CONDUCIÓN ÓSEA.

La conducción del sonido por los cuerpos sólidos es conocida desde la antigüedad, ya la describía Plinio el Viejo en el siglo I. En el Renacimiento, Girolamo Cardano (físico, filósofo y matemático), fue capaz de demostrar que las ondas sonoras se podían transmitir desde un arpa al oído a través de una vara sujeta entre los dientes. Así, Beethoven inventó una varilla metálica para mejorar la audición en personas sordas: un extremo lo apoyaba en el instrumento musical y el otro lo sujetaba entre lo dientes.

Lo habitual es que oigamos por la VÍA AÉREA. Con el oído externo (pabellón auricular y conducto auditivo) localizamos y amplificamos el sonido. El pabellón amplifica frecuencias comprendidas entre 500 y 4000 Hz. La onda sonora atravesará el oído medio (membrana timpánica y cadena de huesecillos), donde se transformará en energía mecánica. En el oído medio, habrá una adaptación de impedancias: se evitará la perdida de energía del sonido al pasar de un medio gaseoso como el aire, a un medio líquido como la endolinfa (el líquido del oído interno). De este modo, la energía que llega al tímpano se incrementa unas veinte veces a nivel de la ventana oval (la estructura que hay justo antes de llegar al oído interno). En la cóclea del oído interno se transforma la energía mecánica en energía eléctrica, y se transmite al nervio auditivo para que en forma de impulso nervioso alcance los centros de la audición.

Fuente de la imagen: Wikipedia

No obstante, también podemos oír por VÍA ÓSEA (o transmisión paratimpánica). Las ondas sonoras, además de alcanzar nuestro pabellón, alcanzan también los huesos del cráneo. El cráneo se convierte en una especie de órgano resonante, en particular para las bajas frecuencias. El sonido se transmitirá directamente al hueso que envuelve al oído interno, eludiendo el oído externo y medio. 
En la foto podéis ver cómo la cóclea (flecha roja) está dentro de un hueso del cráneo (hueso temporal) y puede ser estimulada al recibir las vibraciones que se transmiten a través de los huesos del cráneo (flecha azul).

Fuente de la imagen: Møller AR. Hearing: anatomy, physiology, and disorders of the auditory system. 2nd ed. Amsterdam ; Boston: Academic Press; 2006. Modificada con drawMD ENT.

Hay algunas personas con problemas en el oído externo y medio, que no pueden adaptarse una audífono convencional de vía aérea: oídos que supuran, alergia a los componentes del audífono, cambios en el conducto después de la cirugía, malformaciones de oído externo, entre otros. En estas personas es muy útil potenciar la vía ósea de audición mediante audífonos de vía osea. Un ejemplo son las gafas auditivas de vía ósea: llevan un micrófono y un vibrador adaptados a la patilla, que transforman el sonido en energía vibratoria y estimula el hueso del cráneo. Así, el sonido llega directamente al oído interno y ayuda a oir. Como veis, es bastante similar a las Google Glass, aunque no tan "cool".


¿Qué podemos esperar de este auricular por vía ósea de las Google Glass?
  • Obviamente podremos oír sin necesidad de tener el conducto auditivo tapado, muy cómodo. Será especialmente beneficioso para las personas con supuración de oído o picor en la piel del conducto, que no tendrán que ponerse el auricular convencional.  
  • Sin embargo habrá una interposición de tejidos blandos entre el vibrador y el hueso del cráneo, lo que producirá una absorción de energía en las frecuencias agudas y disminuirá la calidad del sonido. Supongo que el auricular será para escuchar notificaciones y mensajes, porque la calidad del sonido no es tan buena como con los auriculares de vía aérea. 
  • Aunque el vibrador viene en una patilla, la vibración podría transmitirse a través del hueso del cráneo hacia los dos oído internos, dándonos cierta sensación de estereofonía.

Este sistema no es nuevo, en el mercado ya existen auriculares por vía ósea para escuchar música. La casa Finis tiene un mp3 acuático que utiliza también la conducción ósea.

En fin, habrá que ir ahorrando para comprarnos las Google Glass.

BIBLIOGRAFÍA
  • Møller AR. Hearing: anatomy, physiology, and disorders of the auditory system. 2nd ed. Amsterdam ; Boston: Academic Press; 2006.
  • Suarez C. Tratado de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello. Tomo II, Tomo II,. Madrid: Editorial médica panamericana; 2007. 
  • Implantable bone conduction hearing aids. Basel: Karger; 2011. 
  • Morera Pérez C. Lecciones de otorrinolaringología aplicada. Barcelona: Glosa; 2004. 

2 comentarios: